Las aplicaciones más comunes en estructuras marinas: Los muros de retención, control de erosión, espigones, muelles, embarcaderos, rompeolas, revestimiento de canales, protección de socavación, para nombrar unos pocos.